Las aguas del Mar Caribe que bañan las costas de Playa del Carmen despiertan la emoción ante sus múltiples bellezas naturales.

Es el centro de la Riviera Maya y hasta la antigua aldea conocida con la voz maya Xaman Há, llegan más de un millón de visitantes por año, buscando disfrutar de los 253 días de sol del Caribe Mexicano, litorales de aguas azul verdoso, buenos hoteles y numerosos vestigios arqueológicos.

Playa del Carmen, Corazón de la Riviera Maya, famosa a nivel mundial por sus playas y el azul turquesa del mar, invita a disfrutar de un hermoso día bajo el sol, practicando sobre las olas y en el viento, los deportes de moda en el mundo. Diversión, aventura y experiencias inolvidables es lo que hacen de este lugar, un sitio al que se quiere regresar.

Deportes extremos en playas

Los deportes extremos forman parte importante de las atracciones que se pueden disfrutar en Playa del Car

men. El buceo, el snorkel, el kitebording y hasta el salto de paracaídas, son actividades posibles de realizar en este destino, a diferentes precios y con el mejor servicio.

La práctica del snorkel, por ejemplo, es especial para quienes gustan de estar mucho tiempo en el agua. Hay diversos lugares ubicados en la Quinta Avenida o sobre la zona federal marítima, que prestan este servicio.

En esta actividad, se llevan a cabo visitas a zonas arrecifales tales como Punta Venado o Paamul, en donde, con el apoyo de un experimentado guía y el equipo adecuado, podrás observar la vida marina en su máximo esplendor. Un dato importante a destacar sobre este servicio, es que antes de ingresar al mar, los interesados deben tomar un curso básico, en el cual se les enseña a conocer y manejar su equipo, las señales que se utilizan para comunicarse bajo el agua, así como las medidas de emergencia.

Leer:   El deporte nos mueve, atrévete y practica TRX en Playa del Carmen

Nado con tiburón ballena

Del mes de mayo y hasta septiembre, lo que no se puede dejar de hacer es nadar con el pez más grande del mundo: el tiburón ballena, el cual puede llegar a medir hasta 15 metros de largo. Desde Playa del Carmen parten embarcaciones con tours que llevan a los turistas a la zona de tiburones ballena.

Este gran pez sólo llega en esa temporada, por lo que no se puede desaprovechar la oportunidad de admirarlos y estar cerca de ellos, ya que, a pesar de su tamaño, son muy dóciles y sólo comen plancton, ya que no tienen dientes.

Adrenalina en el aire

Si lo que se busca no es el agua, sino el aire, Playa del Carmen tiene opciones muy interesantes, entre las que se encuentra el “parachute” o parasailing, jalado por una lancha de rápida velocidad que permite sentir el aire caribeño en el rostro y disfrutar de panorámicas inolvidables.

Ya en el aire, otra de las atracciones es el salto en paracaídas, el cual varía en costos según los paquetes. Gracias a los colores que presenta el mar, a lo verde de la selva y a lo blanco de los arenales, esta intrépida actividad se vuelve aún más impresionante, inigualable y si, repetible.

Para mezclar el cielo y el mar, se encuentra el kiteboarding, un deporte proveniente de países como Estados Unidos que sólo necesita de una tabla de surf con barra, un arnés y un kite.

Este deporte, a pesar de ser relativamente nuevo en Playa del Carmen, es practicado ya por muchas personas. De hecho hay una escuela que enseña a “volar” sobre el agua. Los expertos dicen que se pueden superar los 10 metros de altura, después, claro, del entrenamiento.

Leer:   Laura Beristain avanza con la reactivación económica en el municipio Solidaridad

Cavernas y cenotes

Saliendo del mar, pero aún en el agua, el nado en cenotes o caverna también es una muy buena opción para disfrutar de Playa del Carmen al extremo, ya que la adrenalina que se siente al nadar sobre litros de agua, en muchas ocasiones sin ver el fondo, es inexplicable. Por otra parten, en las cavernas, la oscuridad, al mismo tiempo la claridad del agua, provocan sensaciones de liviandad y libertad.

Playa ofrece todo lo que puede ser buscado en el Caribe, como las arenas blancas y finas bañadas por las aguas transparentes, lujosos resorts con las comodidades requeridas por el turismo internacional; pequeños sitios de alojamiento de atención personalizada. Numerosos bares y discotecas, dos centros comerciales, establecimientos de comida tradicional e internacional, centros culturales y de recreación, nadar, surfear, conducir vehículos todo terreno a través de la selva, pescar atunes y peces espada, deportes acuáticos, golf y, por supuesto, visitar las ruinas mayas y los parques ecológicos.

Vía Revista buen viaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *