Quintana Roo se caracteriza por albergar algunos de los más grandes e imponentes monumentos de los mayas.

Algunos tienen reconocimiento internacional y son muy frecuentados por los turistas, sin embargo otros con igual belleza e importancia histórica posiblemente pasar desapercibidos. Descubre las ruina mayas que puedes conocer en tu visita por Quintana Roo.

Cobá

Ubicada en la porción oriental del poblado actual de Cobá, en el municipio de Tulum, esta zona arqueológica es la joya mejor guardada por la naturaleza quintanarroense. Su nombre se traduce como “agua con musgo” o “humedad de agua”. Fue construida con una arquitectura monumental estilo Petén.

En el asentamiento sobreviven más de 6 mil 500 estructuras además de algunas pirámides en donde “La Iglesia” se destaca como la más grande. Desde la ciudad de Cancún se accede al sitio por la carretera federal 307 Cancún-Chetumal.

El Meco

La zona arqueológica de El Meco consiste de 14 estructuras que se encuentran entre la costa y una gran laguna. El centro de toda adoración recae en la gran pirámide maya de 41 pies de altura. Esta edificación cuenta con un templo en su parte superior.

Es uno de los sitios mejor conservados de las diversas zonas arqueológicas en Quintana Roo. El Meco se encuentra aproximadamente a seis kilómetros al norte de Cancún.

El Rey

Localizada en el kilómetro 18 del bulevar Kukulcán, en la zona hotelera de Cancún, El Rey es como su nombre lo dice. Esta antigua ciudad maya cuenta con 47 estructuras de piedra donde los colores y los detalles del pasado se pueden percibir. Algunos muros continúan mostrando pinturas antiguas.

La zona se encuentra habitada en la actualidad por una gran colonia de iguanas que han hecho de este lugar, su hogar. Al estar aquí, podrás alimentar a estos animales sin peligro alguno.

Tulum

Pueblo Mágico y tercer zona arqueológica de México más visitada, Tulum es el enclave más bello de Quintana Roo. La antigua ciudad destaca por una fascinante arquitectura vigilada por el mar además de una estética visual maya impresionante.

Se localiza en la cima de una colina en donde cada amanecer colorea su cuerpo. Está ubicada a 128 kilómetros al sur de Cancún y es fácilmente accesible a través de la carretera federal 370.

Dzibanché y Kinichná

Seguramente los nombres de estas zonas arqueológicas en Quintana Roo no suenen tan familiares como las anteriores. Y es que, a pesar de localizarse muy al sur de la entidad, la belleza de estas zonas se ha mantenido tan perfecta como desde el primer día.

La arquitectura del sitio es de estilo Petén. Sus edificios más emblemáticos son los Templos I y II así como las plazas Xibalbá y los Edificios de los Cautivos y de los Tucanes. Ambos asentamientos se encuentran conectados por caminos blancos y senderos verdes.

Kohunlich

Cuenta con una extensión de 8.5 hectáreas rodeadas de bosques. Alberga una gran cantidad de conjuntos arquitectónicos de tipo ceremonial y residencial. Algunos de sus edificios más impresionantes son el Templo de los Mascarones, el Palacio de las Estelas, la Gradería y El Rey. Se localiza 69 kilómetros al oeste de la ciudad de Chetumal, capital del estado de Quintana Roo.

Oxtankah

La inmensidad de Oxtankah le ha permitido ser el sitio prehispánico más importante y grande de la bahía de Chetumal. Algunas fuentes mencionan que esta zona podría tratarse del Chactemal, el escenario del primer mestizaje documentado. El lugar está adornado por diversos edificios, templos, palacios, plazas, patios hundidos y edificaciones aisladas.

Muyil

Ubicado cerca de la costa oriental de Quintana Roo, la zona arqueológica de Muyil fue un importante centro de comercio. Prueba de ello es su emblemático edificio El Castillo. Los rasgos de esta edificación muestran la influencia del Petén. Los restos de pintura azul maya y rojo y los dinteles de madera originales, confirman el enorme tesoro arquitectónico de la región.

Vía México

¿Dónde desayunar en Playa del Carmen?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *