Me hinqué para que me dejaran llevarme a mi hijo (muerto): papá de Leo. Acusa a Vicefiscal de extorsión

Miguel Luna, padre del menor, Leonardo, que falleció por sufrir un accidente en el parque Xenses, dijo que el personal jurídico de la empresa lo presionó con apoyo de la Fiscalía de Quintana Roo para que firmara un perdón a favor del parque, el documento estaba condicionado por los asesores jurídicos de Grupo Xcaret, esto para que se le pudiera entregar el cuerpo de su hijo.

LEER MÁS: Ciudadanos exigen clausura total de Xcaret y justicia para la familia de Leo

Fue en una entrevista con Aristegui en Vivo, que Miguel Luna, contó sobre el viaje junto a su familia a Xcaret el fin de semana como un regalo tras haber superado la Covid-19, y es que al ser médicose contagio el y la familia; “Íbamos con la finalidad de divertirnos y como un regalo por la valentía de mi familia, de mis hijos que se habían portado estupendamente”.

Y es que el pequeño Leonardo Luna fue succionado por una rejilla de filtración de la atracción Riojalante. De acuerdo a la empresa, el sistema tenía la tapa principal abierta, por lo que el niño cayó a una especie de cisterna, donde se atasco la pierna y se ahogó, posteriormente.

La familia pensó que Leo estaba jugando a esconderse pero la preocupación vino cuando no lo encontraban, fue ahí cuando su padre lo busco y encontró, de inmediato lo sacó y le practicó primeros auxilios, de forma inmediata se solicitó el apoyo de una ambulancia para trasladarlo a un hospital donde tampoco se dio el apoyo que se requería.

“Llegaron los paramédicos sin ningún tipo de equipo, yo les pedí un respirador, un ventilador manual y no había nada”, comentó Miguel Luna con Aristegui en Vivo.

Leer:   Playa inclusiva para personas con discapacidad en Playa del Carmen

Al llegar al hospital no había algún especialista que pudiera ayudar con el joven Leo, por lo que el padre informó de su cargo y conocimiento, pero se le nego esta opción.

Al saber que su hijo había fallecido, intento sacar el cuerpo de su hijo de Quintana Roo, pero el vicefiscal Villarreal José Carlos Villarreal Rosillo no lo permitió además de ser amenazado de no poder recuperar el cuerpo si no firmaba el perdón al parque Xenses.

“Estuve seis horas rogándoles, me hinqué, porque no me querían entregar a mi hijo y no querían que hiciera la relatoría de los hechos. Yo me hinqué y lloré con la abogada”, relató Miguel Luna.

Con Información de La Razón, Aristegui Noticias y La Jornada.

Deja un comentario