Laura Beristain apoya acabar con la privatización del agua.

Desde 1993, la empresa Aguakan tiene la concesión de servicio de agua al norte de Quintana Roo hasta 2053.

El Gobierno de Solidaridad presidido por Laura Beristain apoya la posición del Presidente López Obrador en que el agua es un derecho humano que no debe privatizarse. 

En Quintana Roo desde el año 1993 se mantiene bajo el poder de Aguakan, sin embargo debido a las irregularidades del otorgamiento y las cientos de denuncias ante la Profeco por cobros indebidos, las autoridades locales buscan anular la concesión mediante un recurso jurídico y una consulta ciudadana.

La empresa en cuestión, tiene un título de concesión integral hasta el 2053 para otorgar los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento en el norte de Quintana Roo en los municipios turísticos de Benito Juárez (Cancún), Isla Mujeres y Puerto Morelos desde 1993 y de Solidaridad (Playa del Carmen) desde 2015.

Debido a los problemas presentados, fallas y más de 210 quejas, las autoridades locales han interpuesto un recurso jurídico ante el Tribunal de Justicia Administrativa estatal, el cual va en periodo de desahogo de pruebas periciales, y organizaron una consulta ciudadana que se celebrará el 6 de junio para votar sobre la anulación de esta privatización en tiempos del salinismo.

Aguakan se formó en julio de 1990 y opera en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) desde diciembre de 2014. Ante sus inversionistas, la empresa propiedad de Jorge Eduardo Ballesteros Franco justifica que desde la década de los noventa la “escasez” de presupuesto público para invertir en sistemas de agua dieron lugar a nuevos esquemas para “resolver el grave rezago”, sobre todo en los centros turísticos de la entidad.

Leer:   Laura Beristain destaca "Mujeres del Arte", una puesta en escena de empoderamiento femenino en Playa del Carmen

Desde 2018 la Presidenta Municipal Laura Beristain presentó al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Quintana Roo un recurso para anular la concesión por incumplir la Ley, el cual continúa en proceso.

Por su parte, la Alcaldesa Laura Beristain aseguró que el cobro “es desmesurado” por brindar el “deficiente” servicio de agua potable a los ciudadanos y afecta el ecosistema a través de la contaminación del agua y de mantos freáticos, debido “a las precarias condiciones en las que trabajan las plantas de tratamiento de aguas residuales en el municipio, así como en los cárcamos de agua potable”.

Vía Sinembargo

Deja un comentario