Las historias son parte de nuestra cultura, esa esencia que caracteriza el místico mundo maya y nos adentra a conocer curiosidades de tiempos ancestrales.

Este es el caso de un soldado, que es parte de una familia en el sur de Quintana Roo y que contó su historia acerca del terrible ser del que todo mundo habla en toda esta región peninsular pero que nadie sabe a ciencia cierta qué es, de que se trata, ¿es un humano, será un animal, la combinación de estos dos, un terrible monstruo, una calamidad o un terrible mal?

Hace poco más de 50 años, comenzó a construirse la ciudad de Cancún, en un principio esta ciudad era pensada
únicamente para los turistas, sin embargo la gente que atendía a estos turistas necesitaba un lugar donde quedarse, es natural que posteriormente la ciudad comenzará a crecer, pero en un inicio todo era selva, y fue cuando un grupo de soldados fueron enviados hasta a este lugar, sin embargo les agarró la noche y tuvieron que improvisar un campamento, abrir algunas casas de campaña y otras las formaron por ahí, encendieron fogata y uno quedó despierto para hacer guardia.

Eran cerca de la una de la mañana, cuando el soldado de guardia llamado Armando, comenzó entre sueño a escuchar algunos ruidos extraños, eran aves que revoloteaban mientras hacían ruido como si estuvieran aterrorizadas, pensó que algún jaguar había atacado alguna de sus presas y por eso estas habían emprendido el vuelo, sin embargo esto no era así puesto que esos sonidos se repetían más y más y se acercaban a ellos, los pájaros que estaban en la zona comenzaban a desesperarse también.

En ese momento, decidió despertar a sus compañeros, que no eran más de 10, se acercó uno de ellos y le dijo que se despertara que algo venía y que no hiciera ruido, este pasó la información y despertó el siguiente y éste al siguiente, así hasta que los diez estuvieron despiertos, se escuchaba como se caían árboles y como unos pasos se acercaban, no sabían qué hacer en ese momento pues a pesar de estar entrenados, jamás pensaron que en una selva tupida y espesa habría enemigos tan peligrosos que hasta los animales de la zona se ahuyentaran.

De repente un terrible olor se apoderó de la zona, una mezcla entre excremento y sangre fría, combinado con tierra húmeda y mohos, esto significaba que lo que venía se pondría mal puesto que era algún tipo de animal que nadie conocía, los jóvenes soldados comenzaron a trepar los árboles, uno a uno hasta que quedaron a salvo, sin
embargo uno de ellos llamado José, tuvo la desdicha de pisar una rama seca, ésta se quebró y el término en el suelo de la selva inconsciente, para este momento todo era
demasiado tarde puesto que aquella cosa estaba muy cerca, de repente comenzaron a salir corriendo despavoridos de entre la selva venados, tapires y hasta un jaguar.

Se apareció este ser, esta criatura de cara enojada, enormes dientes y cerca de 4 metros de altura, cuerpo peludo, de apariencia humanoide, pero con una característica singular, tenía los pies al revés, esto no le permitía caminar o desplazarse tan rápido, sin embargo el
tamaño de sus piernas le daban una mayor ventaja, este ser de apariencia terrible, tenía en una mano un pedazo de un venado. El terror se apoderó de todos, más porque esta criatura pasó cerca de José, sin embargo José no se movió y aquella cosa lo ignoró por completo.

Vía La Verdad

Por Equipo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *