La jueza de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Carol Bagley Amon, aceptó la petición del gobierno de Estados para desestimar los cargos en contra del general Salvador Cienfuegos y ponerlo a disposición del gobierno de México para ser investigado.

Salvador Cienfuegos estaba acusado en Estados Unidos de conspiración para manufacturar, importar y distribuir drogas a Estados Unidos, así como de lavado de dinero.

En la audiencia realizada este 18 de noviembre en la corte de Nueva York, la Jueza Amon desestimó los cuatros cargos; destacó que aunque las acusaciones eran graves, la decisión era un acuerdo entre ambos gobiernos.

Con el retiro de los cargos, Salvador Cienfuegos podrá regresar a México, sin embargo volverá como un hombre libre pues hasta el momento la Fiscalía General de la República no le imputa ningún cargo.

De acuerdo con el canciller Marcelo Ebrard, Estados Unidos envió a México información sobre Salvador Cienfuegos apenas el 11 de noviembre; con dicha información, la FGR inició su propia investigación sobre las mismas acusaciones. Ebrard agregó que no se investigan hechos nuevos.

Durante la conferencia mañanera de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que la petición de retirar los cargos contra el General Salvador Cienfuegos “lo teníamos que hacer, sentimos que no se había respetado el procedimiento”.

Leer:   Gobierno de Laura Beristain apoya la educación con entrega de útiles escolares

Detalló que este tipo de peticiones la harían en el caso de cualquier mexicano, pero agregó que en el caso de Salvador Cienfuegos está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, la Secretaría de la Defensa; “no es cualquier cosa, no podemos nosotros permitir sin elementos que se socaven nuestras instituciones fundamentales”, dijo el presidente.

Cienfuegos se dice satisfecho en la audiencia

Durante la audiencia realizada en Nueva York, por primera vez se escuchó la voz del general Cienfuegos, a quien la jueza B. Amon le preguntó si entendía lo que venía para él, que además de desestimar los cargos por narcotráfico, también sería deportado a México y escoltado por los U.S. Marshals.

Con voz ronca Cienfuegos contestó: “Sí, estoy satisfecho” y se dirigió en todo momento a ella como “señora”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *