Experiencia de un viajero en solitario por la Riviera Maya

Cuando hablamos de viajar solos, pocas veces se nos viene a la cabeza un destino playero.

Por ello, hoy traemos la experiencia de un viajero en solitario por la Riviera Maya durante una semana. Gabo, nos cuenta un poco sobre todo lo que conoció y exploró por estas bellas tierras.

En su experiencia, al momento de comentarles a conocidos, la reacción inmediata de casi todos fue: “¿vas a ir a la playa solo?”, “¿No te vas a aburrir?”. Primero, déjenme aclararles algo. Si creen que en la Riviera Maya lo único que hay son playas están muy equivocados.

¿Qué es la Riviera Maya?

Se conoce así a toda la zona turística a lo largo del Mar Caribe mexicano. Obviamente el nombre es por la presencia del pueblo y cultura Maya, que dominaron la región hace varios siglos.

Ofrece además ruinas, cenotes naturales, gente muy amable, una cultura y gastronomía increíbles, y por supuesto agua cálida cristalina en playas de arena blanca.

Experiencia de viaje en solitario de Gabo

Hice base las 3 primeras noches en Cancún. Me quedé en el hostel Señor Frogs, que lo recomiendo muchísimo. Las instalaciones son increíbles, tiene bar, pileta, todo mega moderno. Está en la Zona Hotelera, que es la mejor zona donde parar.

Desde el aeropuerto se toman el bus ADO (lo van a ver en todos lados) hasta la terminal en el centro. Ahí mismo se toman el colectivo R1, que es el que va a la zona hotelera y los va a llevar a todos lados.

Día 1 – Cancún

Reconocimiento del lugar. Pueden ir a la playa que está frente al hostel (Chac Mool), que es muy linda, pero con mucho oleaje. Recorrer la calle de los boliches hay una feria donde venden souvenirs, al lado está el Mall. A la noche pueden ir a tomar algo por esta zona, que se puede ir caminando desde el hostel.

Día 2 – Isla Mujeres

Para tomar el ferry, deben acercarse a Puerto Juárez. Hay un ramal del R1 que te deja ahí mismo (pasa cada una hora). Pregunten y vean bien el cartel del colectivo que diga Puerto Juárez. Otra opción es tomar el colectivo R1 común al centro y desde ahí tomar uno específico que diga que va al puerto. Una vez en el ferry, saquen pasaje ida y vuelta.

Leer:   Conoce la historia de las Ruinas de Xaman-Há cerca de Playa del Carmen

La isla se puede recorrer caminando en el día. Si tienen tiempo, pueden pasar una noche. Lo que NO recomiendo para nada es tomar el tour de los lancheros. Lamentablemente caí en la trampa por dos youtubers peruanas que lo recomendaban, pero el tour es muy malo y no se llega a recorrer nada. Pueden recorrer la isla caminando, alquilar carritos de golf, pero son caros y no son necesarios.

Día 3 – Playa Delfines

Acá se encuentra el famoso cartel con las letras. Los deja el R1. En la playa hay sombrillas de paja que son gratuitas, y si llegan temprano van a encontrar varias disponibles. La playa es segura y algo que me sorprendió es que la mayoría de la gente deja las cosas solas para meterse al agua, y nadie las toca, algo que no esperaba ver en Latinoamérica.

Día 4 – Chichen Itza

Acá sí les recomiendo hacerlo en tour y no por su cuenta, porque el precio termina saliendo incluso más barato. El tour completo a Chichén Itza, entrada, Cenote y almuerzo lo pagué USD 52 (cash, con tarjeta había 5% de recargo). La entrada sólo a las pirámides cuesta USD 25 aprox. para extranjeros, más la entrada al Cenote, comida y transporte, les saldría más caro.

Los pasan a buscar por el hotel o hostel temprano y los llevan primero al Cenote, Azul o Selva Maya, depende el tour. Luego almuerzan en un parador de la comunidad maya, donde les explican sus tradiciones y hasta pueden ver la ceremonia de un Chamán. Por último los llevan a las pirámides, con una guía que les va a explicar todo la primera hora y luego les deja una hora para recorrer.

Leer:   Ruta de cenotes por Playa del Carmen

A la noche recogemos la valija y ya nos vamos en el bus ADO a Playa del Carmen, desde la terminal en el centro. Sale unos 80 pesos mexicanos, aunque hay opción más económica con unos mini buses, si se animan.

Día 5 – Playa del Carmen y Akumal

Ya en Playa del Carmen. Acá les recomiendo parar cerca de la 5ta. Avenida, que es la calle principal, donde están todos los negocios y bares.

Puedes ir a la Playa Akumal, conocida por sus tortugas. Se llega con unas combis que salen del centro de Playa del Carmen, el costo es entre 30 y 40 pesos mexicanos.

La playa es pública, pero para acceder deben entrar por un hotel. Las tortugas están libres, chequeen eso cada vez que vean una actividad de este estilo, porque por lo general tienen a los animales encerrados.

Lleven equipo de snorkel, o alquilen ahí, que la experiencia de nadar al lado de las tortugas y otros peces es alucinante.

De vuelta en Playa del Carmen les recomiendo recorrer la 5ta. Avenida, tomar algo en alguno de sus bares y hacer un poco de shopping.

Día 6 – Cenote Azul y Tulum

Salimos temprano para el Cenote Azul. Para llegar nos tomamos la combi que sale desde el centro (MXN 40), la misma que tomamos para ir a Akumal. El Cenote está un poco más lejos, son unos 20 minutos. Hay dos cenotes cerca, el Azul, al que fui yo, y el Jardín del Edén, que también es muy lindo. Acá pueden elegir uno, son parecidos. Cobran una entrada de MXN 100. El Cenote es bastante grande y es del estilo abierto, es decir tipo piletones de agua cristalina, aunque fría, en la que se ven los pececitos.

Luego seguimos camino y tomamos alguna combi que pase y nos lleve a Tulum. Llegados a Tulum, podemos elegir hacer sólo playa, o también ruinas, que es lo que les recomiendo.

Leer:   Todo lo que necesitas saber para visitar Bacalar, un paraíso cercano a Playa del Carmen

Luego sí visitamos la playa Paraíso, cercana a las ruinas y de las más conocidas. La playa es muy linda y tiene una buena vibra.

Día 7 – Holbox

Es una isla un poco más alejada, con poca gente, pocos hoteles y menos desarrollo turístico, que lo hacen justamente un destino paradisíaco.

Las playas son de arena blanca, agua cálida y cristalina. Para llegar deben ir primero al puerto de Chiquila, que se encuentra a una hora y media de Playa del Carmen. Ahí mismo se toman el ferry, que sale cada hora a la isla. Una vez en la isla, pueden caminar y comer algo por el centro, que es chiquito. Para moverse allí pueden alquilar bicicletas, carritos de golf (que son bastante caros) o tomar los taxis que también son carritos de golf.

Para empezar, les recomiendo ir a la playa de los bancos de arena. Deben llegar antes de las 2 o 3 de la tarde, que es cuando sube la marea. En esta playa, pueden cruzar el agua hasta los bancos de arena y observar la playa desde ahí. Se pueden relajar en las hamacas públicas y tomar las mejores fotos. Acá no van a encontrar paradores, ni vendedores, así que les sugiero llevar comida y bebida para pasar la tarde.

Para cerrar, les sugiero ver el atardecer en Punta Mosquito. Es lejos para caminar, así que vayan en bici o taxi. Acá si tienen un parador para tomar unas cervezas viendo un atardecer increíble. El último ferry vuelve a las 20hs, así que ténganlo en cuenta.

Viajar por el Caribe mexicano, es una experiencia increíble hay mucho turismo, mucho movimiento, e incluso el transporte público. Es común que muchos extranjeros se aventuren a esta experiencia, si llegas solo seguramente harás nuevas amistades pues es normal conseguir viajeros que frecuentan estas zonas en busca de nuevas aventuras.

Vía Todo por viajar

Deja un comentario