Tulum es un paraíso de belleza innegable que no solamente atrae a turistas, también atrajo la mirada de Pablo Escobar el famoso narcotraficante colombiano.

El personaje originario de Medellín Colombia, Pablo Escobar fue muy famoso en la década de 1980 y 1990 por su inmensa fortuna que obtuvo por medio del narcotráfico. A tal punto de construir mansiones en diversas partes del mundo, siendo Tulum una de las zonas elegidas por Escobar.

La historia comenzó en 1992, cuando el capo del Cártel de Medellín tenía vínculos con Amado Carrillo, «El Señor de los Cielos», líder del Cártel de Juárez. La propiedad está ubicada en el kilómetro 9,5 del camino Tulum-Punta Allen, a 15 kilómetros de la zona arqueológica y a uno del arco de acceso a la reserva ecológica de Sian Ka’an.

Originalmente la propiedad ocupaba tres hectáreas y tenía un valor en conjunto superior a los 17 millones de dólares por encontrarse en esta exclusiva zona.

Aunque nunca se vio a Pablo Escobar en esta casa, las historias y comentarios de los lugareños no se hicieron esperar pues en aquellas épocas era muy común que personas ligadas al narcotráfico tuvieran este tipo de propiedades lujosas, por lo que hasta el momento se asegura fue hecha por el líder del cartel colombiano.

Sin embargo luego de su muerte en 1993, la mansión pasó por múltiples dueños hasta convertirse en lo que actualmente es, un exclusivo hotel 5 estrellas.

Casa Malca

Como en la actualidad se denomina, Casa Malca propiedad de Lio Malca desde el año 2012, es un exclusivo lugar con 35 habitaciones en total. Todas decoradas con el máximo toque de opulencia. Alfombras persas, cortinas largas de terciopelo púrpura y puertas amplias y cubiertas de madera.

Aunque para muchos se sigue asociando con Pablo Escobar, actualmente Casa Malca es una propiedad, ubicada en un vasto espacio natural protegido, con más de 20,000 metros cuadrados de superficie.

Fue un reto volver a la vida este lugar abandonado, y transformarlo en un sitio lujoso y de gran exclusividad. Cuando abrió sus puertas en 2015 contaba con nueve dormitorios. Pero ahora tiene hasta 35 habitaciones, entre las que destaca la suite, la estancia más exclusiva, con 70 metros cuadrados de superficie, azotea y terraza privadas, y unas vistas inmejorables al mar y la selva.

En este espacio se conjuga el arte con obras contemporáneas de la propia creación de Lio Malca, entre las que figuran pinturas, esculturas y mobiliario de diseñadores y artistas modernos de la talla de Basquiat, Rafael Gómez Barros, Kenny Scharf o Kaws, entre muchos otros.

Un sitio que pudo estar sumergido en delitos y oscuridad hoy en día renace para mostrar el más exquisito arte a sus huéspedes que desean hospedarse en este hotel ya sea curiosos por estar en un lugar donde vivió el capo colombiano o atraídos por la belleza de sus instalaciones y naturaleza que lo rodea.

¡Ropa afuera! Conoce las playas nudistas en Playa del Carmen y Riviera Maya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *