Icono del sitio Noticias Playa del Carmen

Descubre de dónde y qué significa la famosa danza Voladores de Papantla en Playa del Carmen.

En México nuestra cultura contiene tradiciones de gran importancia que se han cultivado de generación en generación.

Los rituales y danzas son una de las representaciones con mayor auge en el país. En este caso tomaremos como enfoque, la danza tradicional Voladores de Papantla.

Es uno de los más conocidos a nivel nacional e internacional. Durante esta danza centrada en la fertilidad, cuatro jóvenes trepan por un mástil alto antes de lanzarse al vacío, volando en círculos hasta llegar al suelo. El resultado es un evento hipnótico que busca afianzar la relación del pueblo con los dioses.

Origen

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señala que el ritual de los voladores tiene unos 1,500 años de antigüedad.

Según la leyenda, los dioses enviaron una fuerte sequía para reprochar el olvido del ser humano. Para hacer regresar la lluvia, se mandó a buscar el árbol más grande del bosque y a cinco jóvenes castos. Con el permiso del dios de la montaña, el árbol fue talado y trasladado al pueblo. Tras instalarlo, los cinco jóvenes treparon; cuatro de ellos invocarían a uno de los puntos cardinales mientras que el quinto—en representación del centro del universo—tocaba música. Los dioses quedaron satisfechos con el ritual, por lo que la lluvia regresó.

Las cosas cambiaron tras la llegada de los españoles. Como parte de su misión evangelizadora, la Iglesia prohibió la realización de muchas prácticas indígenas, incluyendo el ritual de los voladores.

¿Cómo es la ceremonia?

Para iniciar la ceremonia, un grupo de hombres de la comunidad se dirige al bosque en búsqueda del tsakáe kiwi—o palo volador—que se obtiene del árbol del chicozapote. Una vez que encuentran un árbol de tamaño suficiente, los hombres lo cortan y lo arrastran de vuelta a la comunidad, donde vuelve a ser plantado en la tierra.

Durante todo este proceso se hacen ofrendas de flores blancas, tabaco, copal y aguardiente, a la vez que se realizan cantos y rezos. Las mujeres no tienen permitido tocar el palo en ningún momento, ya que se considera mal augurio.

Una vez que el palo volador está en su lugar, los cinco jóvenes realizan una danza ceremonial alrededor del mástil. Después llega la hora de trepar, uno a uno, los jóvenes suben a una plataforma colocada en la parte superior del palo. El quinto hombre—conocido como caporal—usa una flauta y un tambor para tocar melodías en honor al sol, a los cuatro vientos y a los puntos cardinales.

Una vez finalizada esta invocación, los cuatro jóvenes se lanzan al vacío, imitando el vuelo de los pájaros mientras las cuerdas se desenrollan. Con esto, los voladores buscan comunicarse con los dioses y traer prosperidad a su pueblo.

Actualmente en Playa del Carmen puedes disfrutar este espectáculo en el parque Fundadores y en parque Xcaret. Una tradición que debe ser conservada para recordar nuestros ancestros y el legado que ha sido inculcado en todo México.

Vía My Modern met

Salir de la versión móvil