Para mantener una piel joven y hermosa es necesario aplicar ciertas medidas de cuidado.

Playa del Carmen se caracteriza por su sol ardiente durante todo el año y aunque ese calor nos trae vida, también puede afectar nuestra piel si no se siguen las recomendaciones necesarias.

Los rayos solares en exceso pueden dañar la piel, por ello es importante controlar la exposición a la que nos sometemos.

Consejos para cuidar nuestra piel en la playa

Uso de protector solar

No nos cansaremos de decirte la importancia de usar protector solar, especialmente en la playa la radiación del sol suele ser más alta. Lo ideal es utilizar un protector solar con FPS 50. No olvides reaplicar tras periodos de 2 horas o después de meterte al mar o bañarte, con esto te aseguras que estás protegiendo tu piel.

¿Día nublado?

Si el día está nublado, no pienses que no debes aplicarte protector solar. Las nubes no impiden el paso de los rayos UV y si no te proteges puedes quemarte.

Horario de exposición al sol

Entre el medio día y las 4 de la tarde es cuando hay más altos niveles de radiación solar, por lo que debes estar bajo la sombra o evitar exponerte al sol en ese horario.

Mantente hidratado

El agua de mar, el cloro de las piscinas y el sol resecan la piel, por lo que es importante tomar bastantes líquidos. Además del protector solar debes utilizar cremas hidratantes antes de acostarte y cremas para contorno de ojos para mantener hidratado tu rostro.

Utiliza ropa adecuada

Utilizar ropa cómoda y de fibras naturales preferentemente, utiliza sombrillas o sombreros de ala ancha y por supuesto no olvides proteger tus ojos utilizando gafas con filtro UV.

Vigila tu piel

Es importante que observes tu piel cuando estés en la playa y posterior a las vacaciones. Observa si existe algún cambio de textura, manchas, irritación o lunares que antes no tenías. Si detectas alguna de estas alteraciones no dudes en consultar a tu médico.

Aprovecha el agua de mar para eliminar impurezas

El agua de mar contiene altas cantidades de yodo, el cual ayuda a la eliminación de las impurezas y a la regeneración de la piel. Si tu piel es propensa al acné, verás como a los días de bañarte en el mar tu piel mejora considerablemente.

Después de tomar el sol

Es recomendable utilizar lociones o cremas after-sun para mantener tu piel hidratada después de asolearte. Estas lociones te protegerán de la resequedad, de posibles irritaciones y quemaduras.

En caso de quemadura

En caso de sufrir quemaduras leves por la exposición al sol, existen cremas que alivian las molestias y que ayudan a regenerar la piel. Si esto sucede, no debes exponer la zona afectada a los rayos de sol y debes cubrirla con ropa holgada. En caso de una quemadura más severa debes visitar al dermatólogo.

Disminuye la frecuencia de exfoliación

Al exfoliar la piel eliminamos impurezas, pero también vuelve a la piel más sensible a los rayos de sol. Si acostumbras a exfoliar tu piel, lo mejor es que no lo hagas los días que te encuentras en la playa.

Con estos consejos solo queda disfrutar lo hermoso de la playa, el mar, la brisa y el sol que es nuestro amigo siempre que no abuses de él.

Vía Skin Labs

Cómo funcionan las propinas en Playa del Carmen

Por Equipo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *