Conoce la historia del antiguo Xcaret y su lazo con las isla de Cozumel

Antes de ser un parque natural dedicado a mostrar lo más bonito de México, Xcaret era un puerto de abrigo y abastecedor de canoas, remos y provisiones para la península de Yucatán.

La comunidad que habitó Polé era parte de una importante red de puertos mayas. Existe un acontecimiento narrado en el Chilam Balam de Chumayel en el que se cuenta que los Itzaes arribaron primero al puerto de Polé.

Una vez establecidos aquí, emprendieron su camino en búsqueda de nuevas tierras para fundar una ciudad, y fue así como se formó Chichén-Itzá. Continuaron usando el puerto de Polé como punto de encuentro para otras grandes expediciones.

Xcaret y Cozumel tuvieron un lazo desde tiempos ancestrales, ya que una de las funciones principales del puerto de Polé era ser el punto de salida de una gran peregrinación maya. Ellos viajaban desde sus ciudades para emprender su viaje remando hacia Cozumel para venerar a la diosa Ixchel.

La isla de Cozumel, anteriormente llamada por los mayas, “Cuzamil”, es un lugar hermoso y perfecto si buscas una escapada caribeña en México, es conocida por ser el primer lugar de todo México en recibir los primeros rayos del sol.

Al igual que Xcaret, también tuvo un pasado histórico maya muy importante. En la época de esplendor de esta cultura, Cozumel además de haber sido un importante punto comercial, se destacó por ser el santuario de la diosa Ixchel.

Se dice que partían cientos de canoas abordadas por mujeres y niñas para adorarla, llevando ofrendas con el fin de recibir su sagrada bendición de fertilidad.

Leer:   ¡Ya abrieron todas las playas en Playa del Carmen!: Chacho Rivera

Con la intención de recuperar esta tradición maya que se llevó a cabo por tanto tiempo entre Polé y Cuzamil, se realiza desde hace más de 10 años la Travesía Sagrada Maya. Cientos de canoeros se preparan física y mentalmente desde meses atrás para cruzar remando desde la playa de Xcaret hasta Chankanaab en Cozumel.

Es un evento que se realiza una vez al año a finales del mes de mayo y dura dos días. Es un evento emotivo ya que para muchos es una meta cumplida y regresan con la esperanza de que sus peticiones a la diosa Ixchel sean escuchadas.

Vía Blog Xcaret

Deja un comentario